miércoles 24 de mayo del 2017

Es un área protegida que cuenta con riqueza natural variada entre flora y fauna propia de la región, es posible encontrar en el lugar cangrejos, mariposas, peces y vida silvestre exótica, sin embargo la caza está severamente prohibida y perseguida. Este sitio era visitado por Agustín Baltasar (Chamán) quien lo usaba como un centro místico de curación.

 

Espacio de Juego de Pelota Maya

Fotógrafo: Renata Ávila, 2009

Un microarchipiélago

Fotógrafo: Renata Ávila, 2009

Siete Altares

Fotógrafo: Renata Ávila, 2009

En el mar

Fotógrafo: Renata Ávila, 2009

 

Llegar es relativamente fácil pues un recorrido de unos cuantos minutos en lancha desde Livingston son suficientes. Entrar cuesta Q10.

7 Altares es una sucesión de siete pozas de agua dulce que llegan al mar Caribe cerca de Lívingston. A partir de la entrada, se camina en la separación entre pozas con los pies en el agua, por lo cual hay que ser muy cuidadosos al caminar. La temperatura siempre rodea los 30 grados, y el agua está a los 2 y 25.

Adentro en la selva, está la última poza que es más profunda e ideal para bañarse y hacer clavados desde las rocas que la rodean.

La familia que administra el lugar y que está a la garita de entrada ofrece bebidas y comida tipo garífuna. Dentro del lugar no hay lugares adecuados para comer.

Debido a que el nivel de agua baja de vez en cuando, el momento ideal para ir es después de la temporada de lluvia, pero la caminata está preciosa a cualquier momento del año.

Buscar

Directorio